Cartoon

LA SEXENTONA.(III)No hubo que esperar al miércoles, a los dos minutos me llegó otro mensaje de Loli, diciéndome que se encontraba mal, que bruto del marido le había desgarrado el esfínter anal, vamos que le había roto al culo y que precisaba ir a urgencias .No le apetecía pedir un taxi ni llamar a un familiar.Ya me veía yo entrando con ella en urgencias, dando la cara por culpa de un culo roto que no era mi culpa, la situación no me interesaba, pero por otra parte sentía que tenía parte de responsabilidad.-¡Vale! Te acerco a urgencias pero no entro contigo, tienes que buscar a un familiar o amiga que entre contigo. Tu marido se entera luego que te he llevado y se va a creer que después de follar con el entré yo en tu culo.-Ya he hablado con Laura, viene de camino, pero ella no puede conducir. El número de ella es 6xxxxxx, cuando llegues le mandas un mensaje para abrir el garaje entras y nos esperas al lado del ascensor.Las dejé a la puerta de urgencias del hospital Xeral de Vigo, donde un celador las ayudó a entrar, y yo me fui a estacionar el coche y tomarme un café.Laura estaba en la sala de espera, me senté a su lado y me fue contando.-No es gran cosa, la van a dar un par de puntos y que luego para casa con dieta para no forzar el esfínter y nada de sexo.-Pues menos mal que fue su marido. El que le hizo eso, así no tiene que darle explicaciones. ¿Y a ti como te ha metido en este embolado?-Creí que te había llamado a ti, porque habías sido tú. Pero si me había contado que su marido, no le prestaba atención.-Pues parece que esta noche le resucitó el pajarito, mira tú que resurrección y abrocha los botones de la blusa, que se te ven los senos y todos los tíos que estamos aquí nos vamos a poner duros y no es el lugar.-Vaya, Loli ahí dentro y tu pensando en follarme, luego hablaremos.Uno de los celadores me hizo una seña de que me acercase.-Pepe, que tal. ¿Con quién has venido?Me debí poner tan colorado, que mi amigo Luis me dijo:-¿No me digas que has venido con la del culo roto? Que callado te lo tenias.-¡Que no!, que fue su marido el que le se lo hizo, pero se fue a trabajar, a la amiga y a mí nos ha tocado la lotería. -Si venís media hora más tarde os quedáis toda la noche, esto a partir de las 12 p.m., los viernes se saturan las urgencias y no damos abasto. En 20 minutos os vais, pero a ti se te jodió la noche. Estate atento para que podáis marchar con discreción.-Bueno, gracias por la información.Volví con Loli y le dije que teníamos para 20 min, su escote seguía expuesto. Y me quede viendo sus pechos recogidos por un sujetador illegal bahis bajo el que se apreciaban unos grandiosos pezones sonrosados.-¿Que hacías cuando te llamó? Me preguntó Loli.Yo no tenía intención de contarle que estaba en casa empalmado porque había visto como su marido, Luis se había follado a Loli delante de la cámara, teniéndome a mí como espectador en la sombra.-Nada importante viendo una peli pirateada en el ordenador, como mañana no hay que mad**gar. ¿Y tú que hacías?-Recién salida de la ducha y dispuesta a jugar con mi “Lolito”, el nunca me falla, incluso cuando se queda sin pilas.Nos llevamos a Loli a su casa con mucho cuidados y la dejamos en su dormitorio, que yo ya conocía, y me despedí de ellas, con un hasta luego ya hablaremos. Laura me acompaño a la puerta y allí me dijo-Me puedes acercar a casa, que a estas horas hay mucho ambiente en la calle y me da un poco de miedo ir sola.-Vale, te acerco, retiro el coche del garaje, te espero fuera si te demoras me voy.-Me despido de Loli y voy.No me dio tiempo ni a aparcar y ya estaba ella en la calle, subió al coche. -Subes te invito a una cerveza, te vendrá bien para terminar esta noche.-Si está fresquita me apunto, sino nos la tomamos en cualquier garito que de estos que está abierto.-Está fresquita, y yo no estoy vestida como para parar a tomar algo.Llevaba un vestido azul, a mi recordaba en parte una de aquellas batas de antes, lleno de botones y los superiores seguían abiertos y mostraban su hermosos senos protegidos por un sujetador de fina lencería azul en el que se marcaban sus sonrosados pezones.-Más bien vas vestida para que te tomen…Aparqué en la calle.-Mejor subimos por las escaleras, así no nos vamos a cruzar con nadie, vivo en el primero y tengo que mirar por mi reputación; soy una señora viuda, que vive sola, si se enteran de que subo un hombre a mi casa a esta horas ¿qué van a pensar mis vecinos?Subí las escaleras detrás de Laura pensando que me iba a tomar algo más que una cerveza.En la cocina, retiró una cerveza de la nevera, la abrió ofreciéndomela.-Yo tomaré algo más fuerte después de esta extraño noche, lo necesito, me tomo un gin-tonic por si lo prefieres te preparo uno. Me tienes que contar de que conoces a Loli, porque prestarte para llevarla a donde la hemos llevado hoy, no se le pide a cualquiera, conozco a muchos amigos y familiares de ella. Pero has aparecido tú.-Yo no he venido a hablar de Loli, sino a tomar una cerveza y si se tercia y te apetece también a ti.Laura se bebió la ginebra que tenía en el vaso de un trago.-Pues illegal bahis siteleri sí, que me apetece.Se acercó a mi me besó, yo respondí recorriendo sus labios con mi lengua y acariciando su espalda con mis manos y atrayéndola hacía mí, ella acariciaba mi pelo y mi nuca con sus manos.Continuamos besándonos y acariciándonos, en el suelo de la cocina, su lengua inquieta recorría mis labios y se adentraba en mi boca, mientras mis manos desabrochaban los pocos botones del vestido. Ahora podía contemplar lo bien que le sentaba su lencería.-Para ser una viuda, cuidas mucho tu lencería, vaya conjunto más bonito y sexy. Al tiempo que pasaba mi mano sobre su sostén azul acariciando sus senos y sus pezones levantados, continué mi caricia por su barriguita, acariciando su ombligo y deslizándome hasta sus braguitas, Laura cerró sus piernas diciéndome:-Vamos al salón, que aquí o en el dormitorio nos pueden oír los vecinos, por lo menos yo aquí los oigo cuando follan. Aprovecho para enviarle un mensaje a Loli diciéndole que he llegado bien y no se preocupe por mí, no le voy a contar que estás aquí para que no me mate.Por el camino al salón Laura fue dejando un reguero de ropa, el vestido, el sujetador, la braguita.Me senté en el sofá e hice ademán de quitarme el polo mientras ella bajaba las persianas y encendía la tele.-No te quites nada, que me apetece desnudarte, hace tanto que no desnudo a nadie. La tele es para que los vecinos no nos oigan, ni oírlos a ellos.Se sentó a horcajadas sobre mí, besándome apasionadamente, tiró de mi polo hacia arriba hasta quitármelo por la cabeza, y luego se puso a lamer mi torso, y acariciarlo con sus manos, mi pene estaba duro y dolorido dentro del pantalón, pero también sentía su calor y su humedad sobre él,.-Creo que te estoy mojando los pantalones, con mis juguitos, y eso que casi no hemos empezado.Se retiró hacia atrás desabrochándome los pantalones y quitándome también los bóxer.-Vaya aquí está el amiguito y parece contento.Volvió a subirse sobre mí, dejándose caer sobre la polla de suavemente, besándome a un tiempo, pegándose a mí como una lapa, pecho contra pecho. Su coño estaba tan mojado y tan abierto que entró sin dificultad alguna. Comenzó a cabalgarme con pasión e intensidad.La separé un poco de mí, lo suficiente como para llevar a mi boca su pecho y poder lamerlo, y casi morder su pezón, ella seguía con su sube y baja sobre mi polla mientras yo me deleitaba con el placer que estaba proporcionando mi viudita, notaba como sus jugos se escurrían por mis testículos.Al notar que sus canlı bahis siteleri movimientos de jineta perdían fuerza, la sujete fuertemente por la espalda con ambos brazos y giramos en el sofá quedando Laura con la cabeza en el respaldo y boca arriba, ahora si yo comencé a entrar y salir de Laura con intensidad, mientras ella pedía más y más.-Puedes correrte dentro, sin miedos. Pero sigue, sigue.Sentí sus contracciones, su orgasmo y su relajación pero a mi aún me faltaba un poco, me descargue sobre ella, tomé un tapete que había sobre el cabezal del sofá y lo utilicé para limpiarme la polla y para que absorbiese los líquidos que salían del coño.Mientras Laura se limpiaba el chocho con el paño, decía: -Si supiese mi cuñada, Lucía, para que uso su odioso tapete, le da un infarto. Me gustaría tener en mi culo tu polla.-Ni hablar, hoy ya me ha llegado de visitas a urgencias, además ya sabes que fue su marido, el que la desgarró. -Pero tu pene dice otra cosa. Parece que ha resucitado y está otra vez duro, dispuesto. Quiero sentirla en mi culo, nunca nadie me lo ha hecho por ahí, mi marido era un estrecho y eres el primero al que se lo pido y sé que hoy serás muy cuidadoso.-Venga ve a por una crema hidratante, antes de que me arrepienta.Se fue corriendo a buscar la crema, al regresar venía con una gran sonrisa y con cara de satisfacción.Túmbate en mi regazo, al quedar con el culo en pompa comencé a acariciar su nalgas, apretárselas, soltárselas y extender la cremita sobre las nalgas primero. A continuación acaricié su esfínter anal suavemente con la yema de mi dedo índice, haciendo pequeños circulitos y poniendo un poco de crema en la punta del dedo lo metí un poco en su ano, casi no hubo resistencia, así que lo retiré y volví a meterlo suavemente un poco más adentro, y quitarlo suavecito.Escuchaba los gemidos de Laura: ¡Ah! no te pares, sigue.Retiré el dedo y ahora acaricie su ano con dos dedos, un poca más de crema e hice presión con ambos dedos metiendo solamente la yema de los mismos. Noté una poca de presión sobre los mismos y los retiré lentamente, luego otra penetración un poco más profunda, y retirada también suave, repetí lo mismo varias veces y paré. Laura, seguía pidiendo no pares, sigue moviendo ese puto dedo, no pares, sigue cabronazo. La hice levantarse y de pie apoyando las manos en el sofá y con el culo expuesto, acerqué mi glande a su culo, entrando en el mismo sin casi resistencia, todo aquello me había excitado sobremanera y la metí suavemente hasta el fondo, al retroceder es cuando Laura comenzó a dar pequeños gritos, de dolor y placer.-¿Quieres que me pare, qué te la quite?-Como se te ocurra pararte te la corto y sigo sin ti.Después de 5 o 6 mete saca, Laura no pudo mas corriéndose estrepitosamente, y yo quite mi polla de su ano, por precaución y miedo…

Kategoriler:

Genel

Yorum Ekle

E-Mail Adresiniz Yayınlanmayacak. Zorunlu Alanlar *

*